¿Qué es el cáncer testicular?

Los testículos son parte del sistema reproductivo masculino y son los responsables de la producción de hormonas masculinas (principalmente testosterona) y de los espermatozoides. El cáncer testicular comienza como un crecimiento anormal o tumor que se desarrolla en uno o en ambos testículos.

Más del 90% de los casos de cáncer testiculares se desarrollan en células germinales, que son las responsables de la producción de espermatozoides. Los tumores testiculares secundarios son causados por las células cancerosas que se han extendido a los testículos procedentes de otras partes del cuerpo (metástasis). Estos tipos de cáncer son de baja incidencia en comparación con las formas anteriores de cáncer testicular.



Conoce los factores de riesgo

Los hombres jóvenes entre 18 y 40 años están en mayor riesgo de desarrollar cáncer testicular. Las causas del cáncer testicular son desconocidas, sin embargo, hay posibles factores que podrían incrementar el riesgo, incluyendo:

Antecedentes familiares, como un hermano o padre diagnosticado con cáncer testicular.


Ocurrencia previa de cáncer testicular.


Criptorquidia o el no descenso de los testículos al nacer.


Se cree que el Síndrome de Down aumenta el riesgo de cáncer testicular.


No hay ninguna relación conocida entre el cáncer testicular y las lesiones en los testículos, lesiones deportivas, baños calientes o usar ropa ajustada.



Síntomas, exámenes y tratamiento

Síntomas

Los hombres podrían experimentar alguno o ninguno de los síntomas del cáncer testicular, sin embargo, hay señales de advertencia importantes que se deben observar, incluyendo:

  • Inflamación o bulto en cualquiera de los testículos (generalmente no doloroso)
  • Sensación de pesadez en el escroto
  • Cambio en el tamaño y forma de los testículos
  • Malestar o dolor en la parte baja del abdomen o en la ingle
  • Una repentina acumulación de líquido en el escroto
  • Dolor o incomodidad en un testículo o en el escroto
  • Incremento o sensibilidad del tejido mamario

¿Qué hacer?

Si tienes alguna inquietud o estás experimentando cualquiera de estos síntomas, es importante que te comuniques con tu médico.


Examínate a ti mismo

El autoexamen frecuente de los testículos es importante en hombres jóvenes, en especial los que están en riesgo de padecer cáncer testicular. Estar familiarizado con el tamaño, la forma y el nivel habitual de protuberancias puede ayudarte a determinar si algo no está del todo bien.

Un autoexamen testicular puede ayudar a un hombre a detectar tempranamente cualquier cambio en los testículos, así que, si es necesario el tratamiento puede comenzar tan pronto como sea posible.

¿Cómo examinarte a ti mismo?

Andrology Australia publica una guía paso a paso para la realización de un autoexamen testicular (Sólo en inglés).


Opciones de tratamiento

El cáncer testicular es un cáncer sumamente manejable que puede tratarse eficazmente, y potencialmente curado, si se diagnostica y se trata a tiempo. El cáncer testicular avanzado también puede ser curado con tratamiento. Los tratamientos incluyen:

  • Orquiectomía (extirpación quirúrgica del testículo afectado), procedimiento realizado bajo anestesia general.
  • Quimioterapia o radioterapia, a menudo se prescriben después de la cirugía para el tratamiento de las células cancerosas restantes que pueden haberse diseminado a otras partes del cuerpo, como los ganglios linfáticos.

En la elección de un plan de tratamiento, se deben considerar factores tales como el estado general de salud, el tipo y estadio del cáncer.

Si has sido diagnosticado con cáncer testicular

El paso más importante es hablar con tu médico acerca de las opciones de tratamiento. Podrías considerar buscar una segunda o tercera opinión médica.


Efectos secundarios

El cáncer testicular y la extirpación de un testículo no deben alterar la función sexual o la fertilidad. El efecto sobre la fertilidad después de extirpar uno de los testículos es mínimo ya que un solo testículo produce una cantidad enorme de espermatozoides.

Para aquellos hombres que requieren tratamiento adicional, la fertilidad podría verse afectada, al menos temporalmente.

Anticipar los cambios en la fertilidad

El Concejo de Lucha Contra el Cáncer de Australia recomienda que los hombres con cáncer testicular hablen con su oncólogo sobre la posibilidad de un banco de semen antes de comenzar la quimioterapia o la radioterapia.



Para acceder al listado de recursos de la salud masculina de Movember, por favor ponte en contacto con references@movember.com




!!ignore!!